• Nuestros orígenes

    Los orígenes de Valent se remontan al año 1924 con la actividad basada en la fabricación de embutidos y conservas cárnicas, suministrando principalmente al mercado local para llegar, con el tiempo, al regional y más adelante al nacional.

    En el año 1991 se inicia una nueva etapa con la construcción de una planta de jamón curado, que coincide con las primeras exportaciones a países de la CEE.

    Ya en el año 2007, Valent incorpora la primera de sus líneas de loncheado, para poder adaptarse a los cambios del mercado y acceder así a los más exigentes, tanto en calidad como en seguridad alimentaria.

    Todo esto es lo que a día de hoy nos ha permitido exportar el 80% de nuestra producción estando presentes en más de 30 países de todo el mundo.

  • Compromiso con la calidad

    La satisfacción de nuestros clientes y, sobre todo, la del consumidor final, depende en gran medida de la calidad de los productos que elaboramos y distribuimos alrededor del mundo.

    Es por eso que en Valent trabajamos día tras día para mantener esta confianza, mediante estrictos controles de calidad en cada uno de los procesos que intervienen en la producción. Disponer de laboratorio propio nos permite un control exhaustivo y directo tanto de las instalaciones como del producto final.

    La seguridad alimentaria, el impacto medioambiental y el bienestar animal son los pilares sobre los cuales basamos nuestra exigencia y gracias a los cuales hemos obtenido los sellos más altos de calidad alimentaria durante todos estos años.

  • Trabajamos a diario para obtener productos más saludables y naturales, sin olvidar la tradición y sus orígenes